Informes: (+54-11) 5032-0076 | Alumnos: (11) 5032-0055

Da Vinci

Mobile Nav

Conocé a Natalia Suárez, pintora y alumna de Animación

Natalia Suárez es pintora pastelista y actualmente está cursando la carrera de Cine de Animación en Escuela Da Vinci. Dicta cursos online de pintura con pastel y tiza a través de su sitio cursostizapastel.com. En esta entrevista Natalia repasa su formación, sus gustos y la diferencia entre la pintura y la animación.


¿Cómo surgió tu pasión por la ilustración y qué dirías que te llevó a elegir el realismo como forma en vez de, por ejemplo, la caricatura?

Es verdad que siento pasión por la ilustración, pero no sé si llamarme ilustradora (aunque me encantaría) porque me dedico más que nada a dar clases y a pintar. Siento que encajo más con el título de pintora, y si me pongo más específica, pintora pastelista sería aún mejor ya que el pastel fue la técnica que he elegido desde muy chica para expresarme. Pinto en esta técnica desde los 8 años (tengo 34) y creo que el realismo se fue dando por decantación a lo largo de los años, se dio más que nada a partir de una fascinación por pulir la técnica misma. Soy una persona muy dedicada y mi afán por buscar la perfección en los detalles me ha llevado, eventualmente, al realismo.

Sin embargo, creo que el realismo es un escalón en mi evolución artística, no un fin. Para mí, el realismo es más bien un estudio que te disciplina, te estructura, te pule la observación, te educa en la pequeñas sutilezas de las texturas y de las luces y sombras. El realismo es una herramienta, los cimientos por así decirlo, pero el artista, a mi modo de ver, debe ser capaz de expresar algo que va mucho más allá de una técnica. Por eso, el escalón siguiente para mí es el poder producir en el espectador de mis obras algo más que un: "qué perfecto, parece una foto", eso es técnica, lo cual es súper válido porque lleva años y años dominar una técnica, pero el arte pasa por otro lado a mi modo de ver, y estoy en esa búsqueda. 

¿Antes de entrar a la carrera de Animación en Da Vinci dónde y qué estudiaste?

En lo que respecta al arte comencé a los 8 años tomando clases con una profesora de dibujo y pintura, con quien di mis primeros pasos con la técnica de pastel. Luego, durante muchos años no encontré en Mar del Plata un lugar afín a mis gustos artísticos donde poder seguir mi formación, entonces decidí estudiar profesorado de inglés en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Gracias al inglés conocí la obra de J.R.R.Tolkien, la cual me motivó e inspiró para pintar por mi cuenta en pastel, y así fue que de a poco y mediante prueba y error fui puliendo la técnica. Empecé realizando una serie de pinturas sobre el Señor de los Anillos, especialmente retratos de los personajes de las películas. Una profesora de dibujo vio mis trabajos y me propuso rendir unos exámenes que me habilitarían para dictar clases para un conservatorio. Luego de prepararme durante un año recibí el título de profesora de dibujo y pintura para ese conservatorio y comencé a dar clases para niños y adolescentes.

Durante ese período, y luego de 6 años de estudio, abandoné la carrera de inglés para poder enfocarme al arte, por lo que asistí a un taller donde me enfoqué en pintura clásica al óleo mediante copia al natural. Luego, me dedique de lleno a la docencia de la técnica pastel y postergué momentáneamente mi formación, la cual retomé brevemente hace un año al realizar un curso corto de ilustración. Finalmente, en el 2016 ingresé en Da Vinci para cumplir uno de mis sueños de toda la vida: aprender animación.

¿Cómo trabajás para buscar y encontrar ideas? ¿Tenés algún método o costumbre al momento de crear?

Mi trabajo muchas veces se basa en la copia de fotografías, en esos momentos no se trata tanto de ideas sino más bien de ejecutar la técnica. Cuando trabajo en base a creaciones, mis ideas surgen de las cosas que me inspiran y me motivan: la música, la fantasía, la naturaleza y los animales. También las ideas surgen de la vida misma, de mis estados de ánimo, de experiencias, de cosas que te van pasando y te marcan y generan emociones.

Al momento de crear creo que el único método que tengo es el ponerme a trabajar y disciplinar continuamente la voluntad. Aprendí a disciplinarme cuando las emociones quieren boicotearme porque la idea no va saliendo del todo como la imaginaba. Hay momentos en los cuales las obras no son lo que uno esperaba pero muchas veces no es porque lo hayas encarado mal, sino porque le falta maduración a la idea o le falta trabajo a la pieza. Tener la voluntad de seguir hasta que salga lo más parecido a lo que imaginé es para mi la parte más difícil del proceso creativo, proceso que puede ser tramposo porque te hace dudar de vos y de lo que podés dar. En ese momento pongo piloto automático y sigo, apago la cabeza y confío. A veces todo lo contrario, dejo la obra un día o dos y retomo luego con más fuerzas y hasta veo cosas que antes no veía. Una vez superado ese momento "tramposo", la mayoría de las veces la obra sale, pero debo decir que soy perseverante, rara vez lo que me sale fácil es bueno, por lo general, lo que mejor me sale es porque le puse mucho trabajo y dedicación.

¿Qué técnica y materiales usaste por ejemplo en la ilustración del gato (Blue) y en qué detalles dirías que reside el hecho de que sea tan realista el efecto final, casi como una fotografía?

El retrato de Blue es en pastel también. Blue era un querido amigo que nos visitaba en el taller donde trabajaba. Cuando retrato a una persona o a un animalito que conocí o conozco siento el compromiso enorme de que el retrato sea de ese individuo y no de otro, no puede haber fallas, es por eso que el nivel de realismo en esos casos es muy importante. En cuanto a tu pregunta, en que reside el que sea tan realista, creo que es en la cantidad y calidad de detalles que uno es capaz de ver y plasmar. En el realismo la observación es sumamente importante, si lo ves, después es cuestión de práctica plasmarlo, es algo que se logra con el tiempo (lo compruebo gratamente día a día con mis alumnos). En el caso de esa pintura me tomé ciertas licencias, como el fondo que escapa de ser realista y creo que ese contraste de una figura realista con un fondo abstracto refuerza el realismo también.

¿Cómo es pasar de la ilustración a la animación? ¿Qué diferencias encontrás?

Voy a empezar por decir que la animación es poder hacer que tus pinturas o tus ilustraciones cobren vida, no hay magia más maravillosa que esa y a la vez no hay cosa más desafiante para un artista. Creo que el arte de la animación es uno de los más complejos y completos que hay, y por eso es totalmente fascinante. No me gusta hablar de dificultades, sino más bien de desafíos, en ese sentido, hay muchísimos. Creo que pasar de la ilustración o de la pintura a la animación es una cuestión de evolución: si dibujás bien: bueno, ahora hacé que tus dibujos se muevan y que parezcan vivos, que puedas percibir por su forma de moverse su carácter, su personalidad, su estado de ánimo, su peso. Si pintás bien: redoblá la apuesta y hacé que tus pinturas sean escenografías, que expresen por medio del manejo del color y de la iluminación la atmósfera de tus personajes o los momentos del día. Mi experiencia particular seguramente puede diferir con la de otros pero para mí el pasaje de una disciplina a la otra es un verdadero desafío y eso hace que me atrape cada vez más. 

El artista de animación, dependiendo de la especialidad en la que se desarrolle debe tener conocimientos amplios de dibujo, pintura, anatomía, física y timing de los movimientos, perspectiva, composición, color, iluminación, texturas, hoy en día manejo de herramientas digitales, e infinidad de cosas que estoy dejando afuera y que entre todas hacen que este arte sea totalmente cautivante. Además de eso, el plus más hermoso, es que juntando todos tus "cuadros" logras contar una historia. 

Por otra parte, aprendés a trabajar en equipo, eso es enriquecedor y muchas veces divertido y llevadero, otras puede ser complicado pero aún cuando te toquen malas experiencias, aprendés. No sos vos solo como cuando ilustrás o pintás un cuadro, sos parte de un todo, de un equipo. Bueno, qué puedo decir, amo lo que estoy estudiando y disfruto muchísimo del aprendizaje.  

¿Artistas favoritos? 

Ilustradores y pintores contemporáneos favoritos que me vienen a la mente: Ciruelo, Ted Nasmith, Tomasz Kopera. Me encanta el Arte Fantástico. Luego hay muchos pintores clásicos que me gustan, pero mi mayor inspiración viene por parte de la música más que del arte pictórico, en ese sentido voy cambiando de banda según la época o el estado de ánimo.

¿Cuál es el proyecto en el que trabajás actualmente en la carrera de animación y cómo surgió la idea?

Actualmente estamos preparando nuestro primer corto llamado "Vincent", haciendo referencia de una manera muy humilde a Van Gogh (final de la materia Animación 2D). La historia surgió a partir de un guión que escribí para la materia Técnicas Narrativas.

Y finalmente la Pregunta Random, al azar. ¿Algo que te haga enojar y algo que te haga feliz?

Lamentablemente me enojan muchas cosas pero voy a decir las tres principales: el maltrato a los animales y el abuso a la naturaleza, las injusticias sociales y la pésima distribución de las riquezas que limitan las oportunidades de mucha gente, el menosprecio y la subestimación a la mujer.

Afortunadamente también me hacen feliz un montón de cosas, y mejor aún que son cosas sencillas: compartir tiempo con mis seres queridos, tener un compañero que siempre está en las buenas y malas, pasar tiempo con mis mascotas, cuidar mis plantas, disfrutar de una comida con amigos, escuchar música, mirar películas, estudiar, compartir momentos con mis alumnos y también aprender cosas nuevas, desafiarme, crear...


Entrevista por Martín Monreal

Etiquetas: Animación

Navegación Móviles