Docentes y alumnos ganan la Game Jam de BA Joven

Dos juegos para el medioambiente

Por Emilio Gola

La Game Jam online de Academia de Videojuegos de BA Joven terminó con una gran sonrisa para dos grupos conformados por docentes, estudiantes y egresados de la carrera de Diseño y Programación de Videojuegos. Al ganar, ambos accedieron no solo a premios en forma de becas y equipamiento gamer, sino también a Gamergy, destacado evento mundial que llegó por primera vez a Latinoamérica.

Bajo el nombre Birdy Games, y teniendo en cuenta la premisa "Residuos"Francisco Marcelo Criscuolo, Santiago Ismael Miño, Guillermo Félix Romero, Ramiro Cornejo y Joshua Aguilar Lynch crearon el juego Keep it clean. "El juego intenta mostrar los pasos correctos para preparar la basura antes de su reciclaje", explicó Criscuolo. Y añadió: "Durante el evento de inicio, vimos que muchos no sabían dónde tirar los vasos de café usados. Entendimos que, en general, los diferentes pasos que uno debe hacer en casa para preparar los residuos no están claros, así que apuntamos a eso".

Los chicos ya habían trabajado de manera freelance e, incluso, habían desarrollado el juego para móviles Capychaos, pero decidieron ingresar a la Game Jam por considerarla una oportunidad para mostrarse al público. Criscuolo afirmó: "El desarrollo fue pesado; hubo mucho trabajo y bebidas energizantes. Pero, en cinco días, logramos ofrecer un juego simple y carismático. Quedamos entre los cinco finalistas y, luego, tuvimos dos semanas para pulir el juego".

La presentación de la versión definitiva de Keep it clean implicó entrevistas en un estudio y el pitch frente al jurado. Criscuolo expresó: "La experiencia estuvo bárbara y fue un paso más en la dirección correcta para establecer nuestro estudio en el mapa de la industria argentina de videojuegos".

Geese Game fue el otro grupo que triunfó en el evento. Iara Dalila Alexia Libert, Joaquín Moore, Alexander Conrado Quarchioni y Santiago Roque D'Angelo se encargaron de los cinco minijuegos que constituyeron el título reCICLO. "Tuvimos una experiencia divertida. Nos juntamos cada día por Discord para discutir ideas. Toda opinión o aporte ayudaba a saber cómo encaminar el juego", comentó Libert.

Cada integrante tuvo un rol y debió aprender a trabajar contrarreloj. "Aprendimos mucho. Entramos solo para probar y, al final, resultó algo mucho más grande. Nos enorgullece el resultado", añadió la participante.

Si bien la Game Jam aportó mentorías para los grupos que las necesitaran, Libert aclaró que la utilizaron solo una vez: fue en los aspectos de la programación. Luego, los conceptos y recursos con que contaban fueron más que suficientes para llevarse la distinción. 

Etiquetas: Experiencia laboral Videojuegos

Ver noticias por etiqueta: