Da Vinci

Mobile Nav

Exalumna de Animación lidera su propio estudio en México

Por Emilio Gola

Exestudiante de una de las primeras camadas de la carrera de Cine de Animación y Posproducción (en ese entonces, Dirección de Animación), Samanta Erdini posee una trayectoria donde destacados nombres de la industria se agolpan entre recuerdos y tiempos actuales. Hoy, su vida en México se reparte entre su recientemente fundado SparkleS StudioS y los trabajos para empresas como Disney e instituciones de arte internacionales. Con muchos proyectos realizados y otros tantos por delante, Erdini repasa su vida artística con Da Vinci, incluyendo alegrías, contratiempos y entusiasmo por lo que vendrá.

Da Vinci - ¿Cómo surgió tu interés por la animación?

Samanta Erdini - Toda mi vida supe que quería trabajar en el mundo de la animación. ¡Agarré el lápiz cuando tenia un año y ya dibujaba formas con sentido común! Siempre tuve pasión por el diseño de personajes; les creaba historias y soñaba que tomaban vida. También estaba obsesionada en saber cómo se movía ese arte tan bello del cine y la TV, y necesitaba participar de ese mundo.

Como anécdota, ¿Quien engaño a Roger Rabbit? fue la primera película que fui a ver al cine y tuvieron que sacarnos de la sala porque yo estaba tan emocionada que, cada vez que aparecía Roger, gritaba.

DV - ¿Qué referentes tenés en este campo?

SE - Muchísimos. Obviamente, están las películas de Walt Disney y las que dirigieron John Musker y Ron Clements (Aladino es mi favorita). Pero las que me volaron la cabeza, y creo me definieron más, fueron las películas de Don Bluth y Gary Goldman

También están los artistas argentinos Carlos Meglia; Carlos Nine y su hijo, Lucas Nine; García Ferré, Quino, Dante Quinterno, Nelson Luty y Sebastián Barreiros. Además, en la escuela de dibujo a la que iba en la secundaria, "Eugenio Zoppi", tuve mentores como Ángel Mosquito, Cristian Mallea, JoK y muchos artistas del cómic independiente. Allí formé un grupo con el que hacíamos fanzines. Admiro muchísimo a Camila Torre Notari, Leandro Álvarez ("Juan Caminador"), Martín Méndez, Soledad Otero y Martín Lietti, entre otros. Fernando Aguirre ("Chiro") fue quien me introdujo al arte de la animación. Luego están Oli Fernández, de Blue Sky Studios, y Borja Montoro, españoles a quienes les pedí consejos en el área del diseño de personajes.

Creo que hay que ver mucho más si querés dedicarte a esta carrera, así que el referente es extenso: está lleno de estudios innovadores, como SPA, que realizó la película Klaus.

DV - ¿Qué aprendiste de profesionales como Nelson Luty y tus trabajos en Patagonik ?

SE - Yo hacía ilustraciones para compañías como SantillanaMacmillan. Empecé de esa forma. Un día, uno de mis mentores argentinos de esa época, Sebastian Barreiros, dio una charla en Da Vinci sobre la película El arca. Cuando terminó, me le acerqué con una carpeta con dibujos tradicionales de personajes y me invitó a pasar por el estudio porque necesitaban personal en el area de color digital. En ese momento usaban un programa que se llamaba “Toonz”, que hoy es el Toon Boom. Gracias a Roxana Sangiorgi aprendí a usarlo y me uní al equipo. Allí conocí al talentoso Nelson Luty, con quien forjé una gran conexión. Me enseñó muchas cosas de dibujo.

Estoy muy agradecida con ellos. Lloré cuando me vi en los créditos de la película en el cine. Patagonik Film Group fue el primer estudio que me dio la oportunidad de trabajar en una película animada. 

DV - ¿Cómo llegaste a Los Ángeles y a los grandes estudios de animación? ¿Fue un punto de inflexión en tu carrera?

SE - En Argentina no podía crecer de la forma que quería. No sentía que querían darme la oportunidad; era todo muy competitivo, más para la mujer. Hubo un episodio en el estudio donde estaban haciendo la película Isidoro Cañones. Busqué a un animador para que me aconsejara, pero me respondió que no podía enseñarme porque le iba a quitar su trabajo. Otro animador me trató mal y hasta me dijo que no iba a poder ser nadie en animación. Así que decidí contactarme con gente del exterior y, en 2009, me fui rumbo a Los Ángeles. Allí conocí a Scott Miller, creador del juego Duke Nukem y de la compañia 3D Realms. Además, recorrí todos los estudios de animación y hablé con la gente que había contactado. Luis Grané, argentino, director en Netflix y una de mis inspiraciones, me ayudó mucho y me permitió conocer a más personas del medio.

Visité los estudios de Pixar Dreamworks. Entonces, conocí a Nicolas Marlet, uno de los grandes diseñadores de personajes (Kung Fu Panda, Cómo entrenar a tu dragón) y a Carlos Grangel, otro de los grandes artistas que admiro. También conocí a Tony Siruno y David Crane, justo cuando estaban diseñando para la película Megamente. Fue de las mejores épocas de mi vida.

DV - ¿Y qué podés contar de tu llegada a Disney?

SE - Fui muchas veces a los estudios y conocí a Musker y Clements que, además de Aladino, dirigieron La sirenita, Hércules, El sapo y la princesa, y Moana. Hoy día, sigo hablando con ellos para buscar consejo. También vi al productor Peter del Vecho cuando estaba haciendo Frozen; luego, el animador Ken Duncan me invitó a su estudio en Pasadena. Y en otra de mis visitas, aprendí muchas cosas de Jin Kim y Sandro Cleuzo, animadores a quienes les tengo un respeto absoluto.

Nunca me rendí. Siempre luché para llegar a la gente que quería conocer (y la que me falta conocer aún). Gracias a todas estas conexiones tuve la posibilidad de trabajar para Disney como freelancer.

DV - ¿Cómo fundaste SparkleS y cuál es el enfoque que le das al estudio?

SE - Empezó con una loca idea mía. Me había mudado a Holanda para trabajar como directora de arte en una empresa de videojuegos para celulares. No tuve una de las mejores experiencias alli: era un ambiente muy competitivo y todo duró hasta el momento justo. Pero, como venía haciendo un trabajo freelance para el violinista André Rieu y me reconocían todo lo que había trabajado, decidieron darme un nuevo proyecto. Me dieron a elegir el lugar donde hacerlo y decidí México, porque ya tenía a mi gente ahí. Fundé el estudio por ese mismo proyecto de serie (que, por ahora, es secreto) junto a Sergio Alejandro Videla, Rafael Luna Ilse Estrada.

Decidimos ponerle “SparkleS” porque todo surgió de una chispa de milagro y porque sabemos que va a brillar por el amor que le ponemos. Lo abrimos en noviembre de 2018 y este año, con un teaser, verá la luz el trabajo que estuvimos realizando. Tuve la suerte de dirigir animadores 2D de Disney, como Darlie Brewster, Rick Farmiloe; y de Don Bluth, como Len Simon y Edison Goncalves. También hay concept artists como Simón Varela, y artistas que participaron en la película Klaus.

El estudio está enfocado en la animación tradicional 2D. Mi gran sueño es que pueda crecer en Latinoamérica y ayudar a futuros talentos a seguir dándole vida a la animación 2D.

DV - ¿Cómo te insertaste en el arte del diseño de personajes para películas y videojuegos?

SE - Fue en la película Dia de Muertos (2013) donde tuve la posibilidad de participar en la creación de personajes con el diseño de Salma. Quedó lo que quedó, pero cuando la vi en el cine fue emocionante.

No es nada fácil el diseño, requiere toda una psicología ya que hay que aprender a estudiar a la gente que nos rodea. Además, hay que saber trabajar en equipo porque, si no, los proyectos no salen. Podrás ser el mejor en muchas cosas, pero siempre debemos aprender de los que tenemos al lado. A veces pasa que la gente que está en los cargos altos quiere influir y hasta llevarse un crédito que no le corresponde. En realidad, uno merece el crédito cuando trabaja duro, se esfuerza por aprender del otro y sabe cómo manejar a la minoría. Hoy, como directora, respeto a cada persona de mi equipo y los halago para que crezcan mas. Somos el futuro y todos vamos por el mismo sueño. 

DV - ¿Tienen otros emprendimientos para 2020?

SE - Tenemos un documental con un gran director y cineasta mexicano, que tiene un estilo más cartoon. Pero, sobre todo, esperamos que el teaser de la serie sea un gran éxito. Le metimos mucho amor con gente talentosa que dio vida a muchos personajes de nuestra infancia en películas memorables como El jorobado de Notre Dame, Space Jam, Anastasia y La Bella y la Bestia, entre otras.

DV - Y en lo individual, ¿qué tipo de trabajos realizás para Disney y LEGO?

SE - Hago ilustraciones para Disney Publishing. El trato con ellos es directo. Y desde hace un par de años, hago trabajo freelance para los cómics de LEGO. En Dinamarca, hice un curso de cómo dibujar la mini-doll de las Lego Friends y formé parte de su diseño. Fue increíble.

DV - ¿Qué elementos que viste en Da Vinci seguís utilizando en la actualidad?

SE - Si bien no terminé la carrera porque empecé a trabajar en la industria, tuve profesores muy buenos que me dieron muchos consejos que aplico hoy día. No le recomiendo a ningún alumno que deje la carrera, ya que me costó mas: en muchos lugares piden estos estudios. Aún recuerdo al profesor de guion diciéndome que la terminara...

Igualmente, entre muchos otros temas, aprendí animación 2D y diseño de personajes con Adrián Sibar (uno de mis artistas argentinos favoritos), y Stop Motion con Isabel Macias. Algunas de mis materias favoritas eran Historia de la AnimaciónAnimación Experimental. ¡Salía fascinada!. La verdad es que extraño la Escuela, con sus charlas y artistas que exponían. Si no fuera por ella, no se me habría abierto la puerta de trabajar en Patagonik y tantos otros lugares.

DV - ¿Tenés un objetivo principal al que apuntás como artista o responsable de tu estudio?

SE - Mi objetivo es seguir teniendo proyectos, ya sean de series o de películas, para hacer crecer la industria y el talento en Latinoamérica. Después de 12 años de experiencia en México, Holanda y Estados Unidos, se abrió esta puerta. Ahora buscamos las soluciones para salir adelante como estudio y equipo.

Al ser profesora de la escuela europea Coco School y el TEC de Monterrey, conozco alumnos que quieren abrir un estudio ni bien terminan de estudiar. Mi recomendación es que no lo hagan, que tengan primero la experiencia de haber trabajado en la industria y consigan los contactos adecuados. Ojalá pueda visitar Da Vinci en un futuro para conocer a las nuevas generaciones de esta bella carrera y mostrarles todo lo que aprendí.

Etiquetas: 3D Animación Experiencia laboral Ilustración y Comics

Navegación Móviles