Informes: (+54-11) 5032-0076 | Alumnos: (11) 5032-0055

Da Vinci

Mobile Nav

Un doodle en el corazón del cine

Por Emilio Gola

Un dinámico homenaje realizó Google al francés George Méliès (1861-1938), uno de los fundadores del cine como espectáculo de masas y pionero en la utilización de los efectos especiales y el montaje. Pero el doodle del 3 de mayo no sólo se corresponde con el estreno de su emblemática película A la conquista del Polo (1912), sino que también rinde tributos estéticos.

Google Spotlight Stories, Google Arts and Culture y la Cinemateca Francesa se unieron para crear una pieza interactiva que, por primera vez, está en 360º y es compatible con la Realidad Virtual. De este modo, el homenaje es completo: no sólo repasa obras como Viaje a la Luna (1902), sino que les añade la innovación de que Méliès fue capaz. El asombro de los espectadores de principio de siglo XX por sus hazañas fílmicas tiene su correlato en la capacidad del gigante informático de aportar un toque de magia digital.

El director -también ilusionista, actor y diseñador de vestuario- nació en París y se maravilló con las primeras películas de los hermanos Lumière, breves grabaciones de acontecimientos cotidianos como la salida de los empleados de una fábrica o la llegada de un tren a la estación de La Ciotat (famosa por la leyenda del susto que causó en los asistentes, quienes pensaron que el transporte saldría de la pantalla gracias al plano utilizado).

Se dice que los hermanos dijeron que habían inventado algo que no tenía futuro. Si fuese cierto, Méliès les probó lo contrario: trasladó el formato teatral -con disfraces y todo- a la gran pantalla y modificó su esencia mediante los primeros fundidos, sistemas mecánicas para dinamizar la puesta en escena y el conocido truco de sustitución (parar la cámara, reemplazar personajes o elementos y volver a filmar).

Antes que Google, y a partir de la novela La Invención de Hugo Cabret, el director Martin Scorsese había recuperado la memoria del francés con la película Hugo (2011). Su trama y efectos especiales -hechos tanto en computadora como de forma arsenal- conformaron una obra de recuerdo y agradecimiento al cine mismo.

Por su parte, el doodle cierra con el icónico choque del cohete contra un ojo de la luna (un actor maquillado sobre un decorado en el film original, ahora un dibujo por completo). Significa el logro de Méliès como el propio: en ambos casos, la innovación muestra su mejor cara.

Etiquetas: Sin etiquetas

Navegación Móviles